De tapas por la Cava Baja, Madrid.

 

De tapas por la Cava Baja

 

En un diario gratuito, el periódico Que!, se publicó un artículo titulado: “De tapas por la Cava Baja”, que mostraba una ruta con 14 tabernas, tascas o bodegas castizas de la zona. Como quiera el destino, y las ganas de pasarlo bien recorriendo una de las calles con más solera de los madriles, ya hacía tiempo que mi mente planeaba hacer esta singular ruta. 14 bares, equivalente a 14 cañas de cerveza o 14 chatos de vino, son demasiado “pal cuerpo”, pero los cuatro Manolos y la Manola hacedores del ejercicio de “empinar el codo” logramos entrar, y lo que es mejor, salir por nuestro propio pie, de 7 de estos establecimientos con solera.

Antes de comentar las virtudes gastronómicas de la zona, mejor entremos en contexto:

Corría el año 1450 cuando en la Villa de Madrid la población se expandió fuera de las murallas cristianas, creando barriadas como la que visitamos hoy.

Tanto en la Cava Baja, como en la Cava Alta, se establecieron un gran número de posadas, de las que todavía se conservan los rótulos o han sido transformadas en buenos restaurantes: posada del Dragón, posada El León de Oro, posada de La Villa… Estas posadas daban alojamiento a las gentes del campo que venían a vender sus productos, como los vinos de Navalcarnero o de Valdepeñas, que todavía se pueden degustar en las tabernas madrileñas. Existía en Puerta de Moros una aduana, por la que tenía que pasar todo cosechero para declarar el vino que traía de sus bodegas.

Pero no solo vino se comercializaba en las Cavas, también trigo o caballos, y no solo se hacían buenos tratos, también hubo grandes conspiraciones ya que un sin fin de malandrines se resguardaban en estas calles, las mejor situadas para escapar de la mano de la justicia. Para controlar mejor el paso de personas o para evitar el ataque de moros y malhechores se tuvo que cerrar una de las puertas de la muralla: Puerta Cerrada. Pero nosotros, chulapones y chulaponas del siglo XXI, abrimos esa puerta para entrar de lleno en el tapeo madrileño.

Sería ideal escuchar un chotis tocado con un organillo, mientras te acompaña una guapa chulapa morena, a la que le has regalado un ramo de nardos en agradecimiento al clavel que te colocó en la solapa de tu camisa, pero nos conformaremos con ser “más chulos que un ocho” para ir de tapeo por la capital.

Bajando por la calle de los Cuchilleros, nos encontraremos con Bodegas Ricla, una pequeña y tranquila tasca donde tomar una caña, un buen moscatel o el vermú de la mañana acompañado de una buena ración de riquísimos Callos a la Madrileña (8 €). Te pondrán al pedir tu bebida una tapa, por ejemplo, de salchichón. El local hará las delicias del que busque el Madrid castizo.

 

 

Ya en plena Puerta Cerrada, no hay que dejar de probar el delicioso bacalao rebozado de Revuelta (2€ la tajada) o los demasiado ricos torreznos. La decoración es algo austera, con azulejos y fotografías de época, pero los camareros suplen la carencia estética con su simpatía y buena atención al público.

 

Casa Paco es una agradable taberna donde comer un pincho de Cabeza de Jabalí acompañado de un vino de Valdepeñas. Está situada también en Puerta Cerrada.

Ya en la Cava Baja encontramos La Posada de la Villa. Un caro, pero recomendadísimo lugar donde pedir una buena ración de jamón. Se trata de una casa fundada en el año 1642, muy bien rehabilitada y que rezuma historia y tradición. Del magnífico horno de asar han tenido que salir de los mejores asados madrileños. Tres tubos de cerveza, una coca-cola y un trinaranjus más la ración de jamón equivale a 35 euros. Decir que nos pusieron una tapa de patatas ali-oli y fuimos muy bien atendidos.

 

 

A pocos metros de distancia se encuentra la Taberna del Capitán Alatriste, un nuevo restaurante fundado en honor al personaje creado por Pérez-Reverte, muy bien ambientado y decorado, pero claro, carente de autenticidad. Su precio es razonable, también fuimos muy bien atendidos, nos pusieron torreznos y patatas ali-oli como pincho y degustamos unas exquisitas migas castellanas, que además del pan, el chorizo y el huevo frito, contenían uvas frescas, supongo un intento de rescatar así los ingredientes de antaño.

 

Casa Víctor es un acogedor bar donde comer unos más que buenos huevos rotos a buen precio. Tres cañas y una coca-cola más la ración de huevos rotos (cuatro huevos) viene a costar 15€. Un buen lugar para mostrar el tipismo madrileño a los forasteros.

 

Por último, pero no menos importante, no hay que dejara de visitar El Tempranillo, sobre todo si eres amante del vino, ya que tienen una grandísima variedad. La cerveza, de barril también es muy buena. ¿Qué quieres una coca-cola? Perdona, pero no, estamos en una España moderna pero a la vez castiza. Aquí, a parte de la impresionante carta de vinos, tienen cerveza, zumo de naranja y mosto. Con esto sobra y basta. Además para saborear el buen chorizo picante de León que te pueden poner de tapa necesitas buena bebida para contrastar regustos. Tienen en este frecuentadísimo local gran variedad de tapas y raciones. Las mollejas (15€ la ración), te pueden encantar o te pueden gustar, eso depende de ti.

Como buenos gatos, se debe acabar la ruta a altas horas de la noche, da lo mismo si al día siguiente hay que madrugar para ir a currar, a clase o cualquier cosa que haga que el pichi tenga que abrir el ojo temprano mientras se acuerda de aquella historia que alguien le contó una tarde y que explicaba como un rey castellano llamado Alfonso X  y apodado “el Sabio” promulgó una ley por la que se obligaba a los taberneros a servir una pequeña porción de comida al pedir una bebida alcohólica…

                             

                                                                                              juanma

 

 

Esta entrada fue publicada en De viaje por la Comunidad de Madrid. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a De tapas por la Cava Baja, Madrid.

  1. Jan dijo:

    Hace poco estuve en "los Madriles" como tu dices. Que pena no haber sabido antes de esta ruta tabernera! De cualquier forma me apunto la información para una futura visita.
    Un abrazo!

  2. Abe dijo:

    Habra que ir a pasear  por alli…Un abrazote

  3. María dijo:

    Buenísimo! Y muy currado, con fotos y todo. Llevo poco en Madrid y es junto lo que necesitaba para ir aclimatándome! Magnífica lectura, por cierto.

  4. mweytwers dijo:

    Nos ha encantado cómo has descrito la ciudad en ésa época, casi me dan ganas de ir andando por ahí con los brazos en jarras… Estamos escribiendo un post sobre lo mismo y nos has servido muchísimo de inspiración, por supuesto incluiremos un link a tu maravilloso post.
    Gracias.

  5. Tom dijo:

    Thank you for sharing your thoughts and food choices with us. We are in Madrid right now and are going to venture off to Cava Baja armed with your suggestions!

  6. Nuria Díez Sanchez dijo:

    muy interesante y a su vez clarito de entender mil gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s